Guardianes del Agua /// Tierra

Por miles de años el agua ha tenido una gran conexión no solo con la tierra sino también con el hombre quien vive de ella, pero ¿Cómo nos conectamos con el agua?
Esta fue la pregunta que dio pie a Biocueros, una compañía nacional y quienes tienen su propia curtiembre sostenible, para realizar una exposición donde aparte de mostrar su trabajo innovador con un cuero vegetal, abrieron un espacio para la reflexión donde no solo nos enseñaron como la naturaleza nos da los mejores materiales sino también como cuidarla y protegerla.

La exposición estuvo inspirada en los árboles que se caracterizan por ser los guardianes del agua:
Guardián SIETECUEROS
Enjambre de mariposas
“Morado, violeta, lila, púrpura, fucsia, rosa, magenta. Su corteza desprende capas de hojillas de madera de diversos tonos y matices. Copa irregular. Follaje distribuido en forma de conos. Con el paso del tiempo sus hojas ásperas mutan de verde oscuro a rojizo tierra. Flores llamativas, pétalos separados. Frutos en forma de copa, escamosos y con numerosas semillas microscópicas con forma de caracol.
Sus raíces profundas protegen las riberas de los ríos andinos”.

  

Guardián ENCENILLO
Dominante del paisaje
“Rey de la selva andina. Crece lentamente, cuando es joven prefiere la sombra y una vez alcanza su madurez exige luz solar. Gusta de los impares y la asimetría. Copa en forma de para sol y semidensa. Hojas opuestas, distribuidas en cuatro filas.
Amigo de los insectos, a quienes brinda albergue mientras estos sustentan sus huevos durante la metamorfosis. Prefiere avientes húmedos.
Con su raquis alado corta los vientos y es el protector del agua en las heladas andinas”.

  

Guardián CHUSQUE
Primera pobladora
“Setenta mil años en los cerros orientales. Enigmática como su floración. Bambú andino. Largos tallos con nudos pronunciados. Hojas simples, alternas, forma lanceolada, estrechas, largas y terminan en punta. Espigas como inflorescencias y frutos.
Semillas del tamaño de un comino de mesa. Prefiere suelos húmedos y ácidos. Sus tallos son murallas de protección contra el viento, ruido y contaminación.
Su elemento es el agua y con su follaje mantiene el equilibrio de esta en sus nacimientos”.

   

Guardián RODAMONTE
Pagoda Andina
“Puente entre elementos. Su copa estratifica de pisos y sus extremos extensos son el horizonte de los bosques. Gusta del viento, sus hojas son hélices. Tronco curvo y con corteza fibrosa. Hojas parecidas a pequeñas espátulas, brillantes, nerviación poco marcada, verde oscuras por su frente, verde grisáceo en el revés. Exige abundante luz solar durante su existencia.
Con su cáliz estrellado y ramas dispuestas en diferentes pisos es protectora de reservas acuíferas subterráneas”.

  

Cada una de estas descripciones está acompañada por un hermoso cuero vegetal de diferentes colores, texturas y estampados, que con solo verlos reflejan todo lo bello de la naturaleza y nos hace reflexionar lo valiosa que es ella para nosotros.
Esto es lo que quiere Biocueros, que no solo se preocupan por lo comercial, sino que también conozcamos como y de donde sale esta materia prima que nos permite hacer hermosas y únicas creaciones, ya que ellos son una compañía comprometida con el medio ambiente y dentro de sus procesos manejan diferentes tratamientos que son amigables con el medio ambiente.
En ZANDAN somos consientes de los efectos que la industria de la moda provoca en el ambiente, por eso queremos ayudar a generar conciencia no solo en los diseñadores y marcas independientes como nosotros, sino también en nuestros clientes de la importancia de la búsqueda y la implementación de estas materias primas sostenibles, las cuales ayudan a disminuir el impacto ambiental y son trabajadas de manera responsable y artesanal aplicándolas en productos de colecciones futuras, pues nuestro objetivo como marca es crecer tanto en responsabilidad social como ambiental.